domingo, 30 de mayo de 2010

Porteros de Brasil

Brasil nunca ha sido país de porteros. Muchos niños cuando comienzan a dar sus primeras patadas a un balón de fútbol sueñan con ser porteros. Las hazañas de los guardavallas perduran, en ocasiones, más que las de un jugador de campo. Al menos así fue durante muchos años. No en Brasil, sin embargo.

Las particularidades del fútbol brasileño hacen que de forma muy especial los niños sueñen con marcar goles en lugar de impedirlos. Con más razón si tenemos en cuenta que algunos de los nombres ligados a la leyenda negra del fútbol de dicho país se han colocado bajo los palos.

Barbosa fue el guardameta titular de la selección brasileña que disputó en su país el Mundial en 1950. Fue considerado, tras la derrota con Uruguay, el gran responsable del "fracaso". Brasil nunca había ganado un Mundial pero jugaba en su país y tenía un gran equipo. Fue un gran portero pero nunca se le reconocerá en su país.

Normalmente lo que se recuerda de Brasil son sus jugadores de campo, sin embargo la tricolor tuvo algunos jugadores importantes en la demarcación de portero. El excelente Gilmar, sin duda el mejor de la historia de Brasil, fue uno de los grandes guardamentas que se recuerdan en el fútbol. Fue campeón del mundo en 1958 y 1962. El mismo Manga, sucesor de Gilmar en la portería brasileña, alternó con los mejores del mundo en su momento. Leao o el estupendo Taffarell son otros ejemplos.

En ocasiones Brasil acudió, sin embargo, a campeonatos del mundo con porteros de más discreta consideración. Al de México, en 1970, con Félix que, a pesar del maravilloso campeonato conquistado, fue un jugador poco valorado. Al de España acudió el discretísimo Valdir Peres. Y en el segundo Mundial mexicano, en 1986, estuvo Carlos, "buen" portero aunque de personalidad "gris" no obstante.

En otras contó con jugadores en el mencionado puesto que defraudaron la confianza puestas en ellos, bien por lesiones -incluida la amputación de un dedo de una mano- como en el caso de Castilho, titular en el Mundial de Suiza y heredero del "malditismo" del puesto tras el "Maracanazo" de 1950. O de Dida que a pesar de levantar muchas expectativas se reveló como un portero no del todo regular.

En el momento actual Brasil cuenta con Julio César, considerado uno de los mejores del mundo. Como siempre desde que ganara su primer campeonato Brasil es una de las favoritas del inminente torneo. Julio César tiene, como hemos visto, importantes predecesores en el puesto. Unos tuvieron fortuna, otros no tanta. Alguno cayó en desgracia. Es la ley del fútbol.

6 comentarios:

  1. Hola,

    Curioso lo de los porteros brasileños, yo de cabeza he visto a Taffarel y a Dida, creo que dos buenos porteros, pero si me preguntarais por porteros contemporaneos a estos os diria que....mirando....a ver que piense...pues no me acuerdo de ninguno. Busquemos en otros puestos, incluso en los últimos años los defensas cada vez son de mayor nivel....veremos este año...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Entrada muy "mundialista" para el día en que comienza un nuevo Mundial...

    La "leyenda negra" de los porteros "verdeamarelhos" ha llegado curiosamente hasta nuestros días y de modo muy extendido, y en ocasiones me he preguntado cuanto hay de verdad y cuanto de costumbre de tanto repetir las cosas. Lo cierto es que, en esa selección, no es un puesto donde haya visto brillar especialmente a sus ocupantes.

    Coincido con Francisco: Dida, Marcos, Rogerio Céni...los que han abundado estos años, son porteros correctos y poco más; mejores sensaciones me dejaba Taffarel, pero sin que en mi memoria aparezca como un portero "de élite" (entiéndase esto sin despreciar al jugador).

    De los porteros más antiguos que citas (relación profusa, por cierto) algunos no los conocía, y de lo -poco- que he leído del resto, es más o menos lo que cuentas; sangrante es el caso de Barbosa, para nada mal portero, más bien todo lo contrario, a tenor de las referencias que existen de él.

    Como ha ocurrido desde hace tiempo con los centrales (laterales de primer nivel han tenido siempre), parece que consolidan en la portería una serie de jugadores que, si no lo son ya, llegarán al nivel supuesto de un equipo como Brasil: Julio César (lo que he visto, realmente magnífico), Doni (de la Roma, muy solvente) o Diego Alves (el joven portero del Almería)...veremos que ocurre con este puesto -y con esta Brasil "alemanizada"- en el Mundial.

    Disfrutemos¡¡

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo, sin embargo, pienso que Taffarell fue un portero "de élite". Sin nigún género de dudas. "Profesional", aplicado, concienzudo con su trabajo. Pienso que uno de los mejores que tuvo Brasil en su dilatada historia. Incluso, como hemos visto, teniendo en este puesto jugadores de mayor relevancia que los que el aficionado suele creer.

    Con respecto a la "leyenda negra" a la que haces alusión se basa en este caso en un hecho constatado. Brasil nunca ganó un campeonato del Mundo con un guardamenta de raza negra en su equipo titular. Tanto Gilmar, Félix, Taffarell como Marcos eran de raza blanca. Todo viene del Mundial de 1950 y la derrota con Barbosa en el marco. Claro que a partir de ahí sólo en 2006, en Corea y Japón, Brasil contó con un guardameta de raza negra, Dida, como titular. Son 60 años desde aquella derrota en tierra propia y 14 citas mundialistas de por medio pero el deporte del balón redondo genera sus propias leyendas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Felipe Rodriguez por tu comentario. Acabo de descubrirlo revisando antiguas entradas del blog. Yo también confieso mi admiración por el que fuera excelente guardameta.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar